viernes, 15 de febrero de 2013

túneles de la Compañía Siderúrgica Andaluza, en puerto real,(cádiz).

Los túneles de la Compañía Siderúrgica Andaluza son exponentes de la Revolución Industrial en Andalucía y factor clave en la creación de la conciencia industrial de Cádiz. El recorrido del túnel de ventilación de las calderas de uno de los hornos destinados a la fundición de acero, que pretendían abastecer de material a la cercana factoría naval de Matagorda, el primer astillero civil de España. Los túneles están en proceso de limpieza y acondicionamiento para que puedan ser visitados próximamente.

Cuando las tropas españolas, en retirada ante el avance francés hacia Cádiz, cruzaron el río San Pedro para llegar a Puerto Real, el duque de Alburquerque ordenó destruir el puente de barcas para obligar al enemigo a pasar el Guadalete por la zona de la Cartuja jerezana. Corría el año 1810 y el ejército español contenía a duras penas a las tropas napoleónicas mientras en San Fernando se fraguaba la asamblea constituyente que sentó las bases de la Constitución de 1812.

Este capítulo histórico que en los últimos meses se ha venido refrescando por la inminente celebración de la efémeride de la Pepa no es más que la punta del iceberg del patrimonio cultural y etnográfico que subyace en el parque metropolitano Los Toruños que se dará a conocer a los usuarios con los itinerarios históricos que se están diseñando. Por centrar el argumento en las guerras napoleónicas, la destrucción de aquel puente de barcas en el río San Pedro retrasó bastante el avance de los franceses e hizo ganar tiempo a la defensa española, que logró imponerse en la batalla de Puente Zuazo. Las tropas napoleónicas tuvieron que replegarse y montar uno de sus campamentos de asedio en el pinar de La Algaida. Las baterías del codo del río, donde las piezas de artillería a modo de trinchera protegían de las lanzas cañoneras de los franceses o la cortadura del Trocadero ideada por José de Autrán para prevenir un posible contraataque, son otros hitos de los que quedan pocos, pero importantes vestigios.

Una herencia histórica que la dirección del parque desea poner en valor para su divulgación durante y después del año del Bicentenario. Para ello, el consejo rector de Los Toruños dio un primer paso en el año 2007, cuando se propició la firma de un convenio de investigación entre la consejería de Obras Públicas y la Universidad de Cádiz. El resultado de los trabajos, dirigidos por el catedrático Lázaro Lagostera ,quedó recogido en un catálogo con el que se ha solicitado a la Junta la declaración de Bien de Interés Cultural. Posteriormente, en 2009, se elaboró un proyecto bastante ambicioso para la participación de Los Toruños en los actos del Doce.

Esta iniciativa fue presentada al Consorcio del Bicentenario, pero de momento no se ha obtenido respuesta. Con todo, según las fuentes consultadas, la intención de la dirección del parque es realizar actividades relacionadas con las guerras napoleónicas y el papel que jugó el parque independientemente de que el Consorcio acceda a conceder financiación. Aún no está claro cómo se articulará esta participación, pero lo que sí es seguro es que, por ejemplo, los monitores ambientales recibirán sesiones de formación para, además de mostrar el hábitat natural del charrancito y el chorlitejo o el ecosistema de los humedales, hacer de guías en rutas napoleónicas.   

                              Galeria de Foto Grafia